Arcon

 
 
 
En un mundo cada vez mas competitivo, donde los promotores cada día más, tienen que velar por los costes para ofrecer un producto accesible es necesario recordar donde no se debe ahorrar: el diseño del producto. Esto lleva inexorablemente a la contratación de un buen arquitecto. Porque un buen diseño es aquel que se integra en el paisaje. siendo respetuoso con el mismo y este respeto se extiende a la elección de buenos materiales, a la distribución interior, a la calidad de vida de las personas que lo habitan, al respeto con el medio ambiente... y esto contribuye a que las personas se encuentren mejor, valoren más su entorno y se sientan mas positivas.